top of page

El Demonio de la Noche


En un pequeño pueblo oculto en el corazón de un bosque oscuro y tenebroso, la noche lluviosa caía como un manto de sombras. La lluvia caía implacablemente, acompañada de relámpagos que iluminaban de manera siniestra los alrededores, como si revelaran brevemente un mundo más allá de la comprensión humana.


En una casa antigua y solitaria, dos hermanos, Sara y Diego, se encontraban solos mientras sus padres habían emprendido un viaje a la ciudad cercana. La única compañía que tenían esa noche eran su fiel perro Max, un pastor alemán de mirada valiente, y su astuto gato Miko. Siempre habían sentido que estos dos animales tenían una conexión especial con el mundo sobrenatural, como si pudieran percibir lo que los humanos no podían.


La tormenta rugía con furia cuando, de repente, un estruendo ensordecedor sacudió la casa. Un sonido ominoso, como si garras invisibles arañaran la madera de las paredes. Los niños, con el corazón latiendo con fuerza, salieron de su habitación, guiados por el aullido lastimero de Max y los bufidos amenazantes de Miko.



Al llegar a la sala principal, quedaron paralizados ante la visión aterradora que se reveló ante ellos. Un demonio oscuro y retorcido, con ojos rojos que brillaban como ascuas infernales, estaba parado en medio de la sala. Parecía haber emergido de las pesadillas más profundas, y su mirada malévola se clavó en los niños con una intensidad gélida. El demonio sonrió con una malicia sobrenatural y extendió sus largas garras hacia los niños.


Max, leal y valiente, se lanzó hacia el demonio con un rugido de desafío, dispuesto a proteger a los niños a toda costa. Miko, el gato astuto, saltó desde lo alto de un estante, sus ojos brillando con un resplandor misterioso, y arañó los ojos del demonio con sus garras afiladas. El demonio aulló de dolor mientras la sala se llenaba de luces centelleantes y sonidos terroríficos.


En medio de la confusión y el caos, Sara y Diego lograron abrir una puerta lateral que los llevó al exterior, escapando momentáneamente del horror que se desataba en su hogar. La tormenta seguía furiosa, y ellos corrían a través de la oscuridad, desesperados por encontrar ayuda en la aldea cercana.



De vuelta en la casa, Max y Miko continuaban su valiente lucha contra el demonio, utilizando toda su astucia y ferocidad. Finalmente, con un último esfuerzo, lograron acorralar al demonio en una esquina oscura de la sala. El demonio, herido y debilitado, emitió un aullido espeluznante antes de desaparecer en una explosión de humo y cenizas, dejando atrás una sala destrozada y un silencio inquietante.


Sara y Diego, exhaustos y empapados por la lluvia, regresaron a casa con la ayuda de un vecino que había escuchado su historia. Sus valientes compañeros peludos los recibieron con cariño y se acurrucaron a su lado, como si supieran que habían vencido a la oscuridad que había amenazado su hogar.



Desde esa noche, la aldea supo que la protección de Max y Miko era más que animal; era un lazo sobrenatural que los unía a sus seres queridos. Aunque la leyenda del demonio de la noche persistiría, nunca volvería a amenazar la paz de esa casa, protegida por el amor y la valentía de dos niños y sus leales compañeros. La aldea seguiría siendo un lugar sombrío y misterioso, pero siempre habría una luz de esperanza en su interior, representada por la valentía de aquellos que se atrevieron a enfrentar la oscuridad.

17 views0 comments

Recent Posts

See All

Kommentare


bottom of page